Bellveh news ES-01

sickness Helvetica, cialis sans; font-size: 11px; line-height: 14px; text-align: justify;"> ENTRA EN VIGOR LA SEPA (ZONA ÚNICA DE PAGO EN EUROS)

El día 1 de febrero de 2014 ha entrado en vigor la SEPA (acrónimo de “Single Euro Payments Area”), que implica la realización de una Zona Única de Pago en Euros para 33 países, que son todos los Estados miembros de la Unión Europea, más Islandia, Lietchestein, Noruega, Suiza y Mónaco.

La regularización jurídica de esta nueva área única de pago se encuentra en el Reglamento 260/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo de 14 de marzo de 2012 por lo que se establecen requisitos técnicos y empresariales para las transferencias y los pagos domiciliados en Euros. Se debe recordar que los Reglamentos son normas Europas que tienen una aplicación directa a los ordenamientos jurídicos de los Estados miembros y no hace falta su implementación nacional mediante una norma interna.

El objetivo es la implantación de unos servicios de pago comunes a todos los países que forman parte de este espacio único, que substituyen los servicios nacionales de pago; o sea, que ahora se podrá operar a nivel de pagos en todo el área único del nuevo sistema, como hasta ahora se había operado dentro el territorio de un Estado. Un ejemplo claro, es la posibilidad de domiciliar los pagos dentro del área único de pago.

La SEPA ha de aportar a los ciudadanos y a las empresas de la Unión Europea unos servicios de pago en Euros seguros, a precios competitivos y de fácil uso. Esta iniciativa se encuadra dentro de la estrategia “Europa 2020, que persigue el objetivo de una economía más basada en la inteligencia, en la que la prosperidad es consecuencia de la innovación i de un uso más eficiente de los recursos disponibles.

La SEPA se refiere sólo a transferencias o pagos domiciliados, denominados en Euros, dentro de la Unión Europea, cuando el proveedor de los servicios de pago del ordenante y el beneficiario estén radicados dentro de la UE o cuando el único proveedor de servicios de pago que intervenga en la operación esté radicado en la UE.

A partir de ahora, cuando se hagan pagos mediante transferencia o si se hacen mediante domiciliaciones bancarias, no hará falta indicar el estado miembro en el que radique la cuenta de pago, sino que será suficiente con el número de cuenta.

Aunque el nuevo sistema SEPA ha entrado en vigor el día 1 de febrero de 2014, por España se deja hasta el 1 de febrero de 2016 el complemento de la migración de determinados instrumentos, que incluyen los anticipos de crédito (cuaderno o norma 58) y los recibos procesados por el sistema de efectos (cuaderno o norma 32).

El antiguo número de cuenta de 20 dígitos, evoluciona a una número de cuenta de 24 dígitos que se corresponde con el número IBAN. Además, todas las transacciones llevarán el código BIC (Identificación Internacional de la Entidad Bancaria o “Bank International Code”). Todas las nuevas tarjetas de crédito y débito llevarán el chip EW y la utilización del PIN personal en lugar de la firma.

¡Esperemos que este sea un nuevo paso en la buena dirección que debe seguir Europa!